VOLVER A BITÁCORA CREATIVA

Estimado Buscador... Por Marielalero

Me preguntas:   ¿Quién creó las razas alienígenas? ¿Fue el creador de este universo u otra entidad? ¿Cómo y dónde espacialmente evoluc...

sábado, 28 de marzo de 2020

Los dioses existen




1.      Superhombres
2.      Dioses
3.      Grandes diferencias entre ellos
4.      Los dioses tienen cuerpo físico
5.      Ubicación de los dioses
6.      La ciencia y los dioses
7.      Los dioses y las religiones
8.      El cristianismo y los dioses
9.      Yahvé, un dios más
10.  Mitología y dioses
11.  ¿Apariciones subjetivas?
12.  Pruebas históricas
13.  Las teofanías se repiten
14.  Paralelos entre las teofanías
15.  Hebreos y aztecas
16.  Teofanía de los mormones
17.  Los ovnis como teofanía
Escucha este capítulo
en los siguientes enlaces:

https://www.ivoox.com/49397758













Pero ¿quiénes son los dioses? Como a lo largo de todo este libro estaremos refiriéndonos constantemente a ellos, convendrá que digamos qué entendemos cuando decimos «los dioses», con minúscula.

Ya hace tiempo que, en otra parte, hice la siguiente distinción entre los seres racionales iguales o superiores al hombre: hombres, superhombres, dioses, DIOS.
Superhombres
Los superhombres son, fundamentalmente, hombres como nosotros, pero preparados para cumplir una gran misión, y por eso están dotados de excepcionales cualidades que los habilitan para cumplir esa misión. Algunos de ellos ya vienen preparados desde su nacimiento y otros adquieren esas cualidades en un momento de su vida, cuando son seleccionados por alguno de los dioses, de los que hablaremos enseguida.

Los fundadores de las grandes religiones suelen ser superhombres. El que en nuestros días quiera ver a un superhombre y convencerse de los increíbles poderes de que suelen estar dotados, que vaya en la India, a una pequeña ciudad llamada Puttaparthi, cerca de Bangalore y de Hyderabad (capital del Estado) y que trate de ver lo más de cerca posible a un tal Sathya Sai Baba. Digo lo más de cerca posible, porque no será raro que cuando llegue a Prasanthi Nilayam, el lugar templo en que él reside, se encuentre con varios miles —cuando no cientos de miles— de devotos suyos que le impedirán toda aproximación física al superhombre.

Zoroastro, Buda, Mahoma, Moisés, Confucio, Lao Tse, etc., pertenecieron a esta clase de seres.

Y antes de dejar el tema de los superhombres (sobre el que hemos de volver en repetidas ocasiones a lo largo de estas páginas), tendremos que dejar bien claro que estos seres humanos excepcionales, por muy grandes que sean sus poderes, no son sino instrumentos de los que los dioses se valen para lograr sus deseos en la sociedad humana y en general en nuestro planeta (que no es tan nuestro como nos habíamos imaginado). Unos deseos que, hoy por hoy, el cerebro humano no logra descifrar y que probablemente permanecerán totalmente indescifrables para nosotros mientras nuestra inteligencia no dé un paso drástico en su evolución.

Tal como he dicho, los superhombres son fundamentalmente hombres, bien por su manera de aparecer en este mundo, bien por su constitución física, o bien por su muerte más o menos similar a la de los demás hombres. Sin embargo, es de notar que con frecuencia algunos de ellos, en su proceso de utilización por parte de los dioses, se han apartado considerablemente en algunos aspectos de su vida, de lo que es normal en los demás hombres. Tal podría ser el caso de Krishna, de Viracocha, de Quetzalcoatl y del mismo Jesucristo. Dan la impresión de haber participado en alguna manera, de la naturaleza de los dioses, como si fuesen una especie de híbrido de dios y hombre; o como si fuesen dioses especialmente preparados para desempeñar una misión en este planeta.
Dioses
Los dioses, en cambio, no son hombres. Algunos de ellos tienen el poder de manifestarse como tales —y de hecho lo han hecho en infinitas ocasiones— y hasta convivir íntimamente con nosotros cuando esto les conviene para sus enigmáticos propósitos; pero en cuanto cumplen su misión o en cuanto logran lo que desean, se vuelven a su plano existencial en el que se desenvuelven de una manera mucho más natural y de acuerdo a sus cualidades psíquicas y electromagnéticas.

Pero los dioses no son hombres; y en una de las pocas cosas en que coinciden con nosotros es en el ser inteligentes, aunque sus conocimientos y su inteligencia superen en mucho a la nuestra. De su inteligencia hablaremos más en detalle posteriormente.
Grandes diferencias entre ellos
Aunque sobre esto hemos de volver en varias partes del libro, sin embargo conviene dejarlo bien claro desde ahora: Entre los dioses hay muchas más diferencias de las que hay entre los hombres. Estas diferencias son de todo tipo, y no sólo se refieren a su entidad física en su estado natural, sino a la manera que tienen de manifestársenos; a su mayor o menor capacidad para manipular la materia y para hacer incursiones en nuestro mundo; a su grado de evolución mental y por lo tanto tecnológica, y hasta, en cierta manera, a su grado de evolución moral, siendo, al parecer, algunos de ellos mucho más cuidadosos en no interferir indebidamente en nuestro mundo y hasta en no interferir en modo alguno. Difieren entre ellos también en su origen; pudiendo ser algunos de ellos de fuera de este planeta, aunque me inclino a pensar que los que más interfieren en la vida y en la historia de la humanidad, son de este mismo planeta que nosotros habitamos, como más tarde veremos. Difieren también, tanto en las causas por las que se manifiestan entre nosotros, como en los fines que tienen cuando lo hacen. Estas grandes diferencias entre ellos, no provienen —tal como sucede entre los hombres— de pertenecer a razas, patrias, religiones, culturas, o clases sociales diferentes, o por hablar distintos idiomas; la causa de las diferencias entre los dioses es mucho más profunda; pues mientras los hombres, por muchas que sean las diferencias, todos somos igualmente seres humanos y pertenecemos a la misma humanidad, los dioses no pertenecen a la misma clase genérica de seres, y entre algunos de ellos es muy posible que haya tanta diferencia como hay entre nosotros y un mamífero desarrollado. Y también es muy posible que haya menos diferencia entre nosotros y algunos de ellos, que entre algunos de ellos entre sí.

Por las noticias que tenemos, recibidas de ellos mismos (que nunca son del todo fiables), muchos de ellos desconocen por completo a otros que se han encontrado en sus incursiones en nuestro nivel de existencia, dándose únicamente cuenta de que no pertenecen al mundo humano. Si hemos de creer lo que nos han dicho, no sólo tienen una desconfianza mutua, sino que en algunas ocasiones hemos sabido de antipatías manifiestas entre ellos y hasta de batallas declaradas.

Un ejemplo típico de este antagonismo y hasta de estas batallas, lo tenemos en la rebelión que, según la teología cristiana, Luzbel organizó con muchos de sus seguidores, contra Yahvé. Los creyentes que admiten al pie de la letra las enseñanzas clásicas de la Iglesia, y que creen a pies juntillas qué esa es la única y total explicación de los orígenes de la existencia del hombre sobre la Tierra y de sus relaciones con Dios, deberían saber que todas las grandes religiones nos hablan de parecidas batallas entre sus dioses, o entre un dios principal y los dioses menores.

Y los no creyentes que miran esas historias bíblicas como algo mitológico a lo que no hay que hacer mucho caso, deberían saber que mitos y leyendas no son más que historias distorsionadas por el paso de los milenios. Y deberían saber que esas batallas entre dioses que aparecen en todos los libros más antiguos de la humanidad (es decir, en las «historias sagradas» de todas las religiones) se siguen repitiendo hoy delante de nuestros ojos, tal como más adelante veremos.

Digamos por fin, que estas grandes diferencias entre los dioses se traducen en su diversísimo comportamiento en nuestro mundo y en sus relaciones con nosotros que varían enormemente de un caso a otro, y que, debido precisamente a esa gran variedad, nos tienen todavía hoy perplejos acerca de qué es lo que en realidad quieren.
Los dioses tienen cuerpo físico
Aunque la entidad física de los dioses es diferente de la nuestra, sin embargo podemos decir que los dioses tienen algún tipo de cuerpo o algún tipo de entidad física.

Y aquí tendremos que hacer un pequeño paréntesis para explicar que en el Cosmos, todo, hasta lo que infantilmente llamamos «espiritual», es en cierta manera «físico» (al igual que todo lo físico está de alguna manera impregnado de espíritu). «Fisis» es una palabra griega que significa naturaleza, y en este sentido podemos decir que todo lo que es natural, o pertenece al orden natural, es físico. Y los dioses no pertenecen al orden «sobrenatural» tal como éste ha sido definido siempre por los teólogos.

Para entender las entidades físicas de los dioses (y de otras muchas criaturas no humanas) no tenemos más remedio que acudir a la física atómica y subatómica. El «cuerpo» de los dioses es electromagnético y está hecho de ondas. Y el que encuentre este lenguaje sospechoso, debería saber que el cuerpo humano, en último término está hecho también de ondas y nada más que de ondas; porque eso es en definitiva toda la materia. (Y ésta es la gran maravilla y el gran secreto de todo el Universo. Y éste es el hecho físico —por encima de todos los sentimentalismos y de todas las concepciones dogmáticas y místicas— que más nos acerca a la ininteligible Entidad que ha hecho el Cosmos).

La «materia» del «cuerpo» de los dioses, siendo en el fondo lo mismo que la nuestra, está estructurada en una forma mucho más sutil, lo mismo que la «materia» que compone el aire está en una forma mucho más sutil que la que compone un lingote de acero, aunque en último término las dos sean exactamente iguales.

Los dioses superiores, a diferencia de nosotros, tienen la capacidad de manejar y dominar su propia materia, adoptando formas más o menos sutiles y haciéndolas más o menos asequibles a la captación por nuestros sentidos, cuando así lo desean.
Ubicación de los dioses
Otra de las cosas en que muchos de ellos coinciden con nosotros, es en su ubicación en el Universo, pues si bien su nivel de existencia (o como los esotéricos dicen hace muchos años: su «nivel vibracional») no coincide con el nuestro, sin embargo para muchos de ellos, nuestro planeta es también su planeta.

Preguntar dónde viven exactamente, sería un poco ingenuo. Su ubicación obedece a leyes físicas diferentes a las que nosotros conocemos, porque las ideas que los hombres tenemos del espacio y del tiempo son completamente rudimentarias. Muchos de ellos pueden vivir —y de hecho viven— aquí y entre nosotros, y sin embargo no ser detectados normalmente por nuestros sentidos. Nuestros sentidos captan sólo una pequeña parte de la realidad circundante. El aire, con ser un cuerpo físico con una realidad semejante a la de una piedra, es completamente invisible para nuestro ojo. Muchos sonidos y muchísimos olores que nuestros sentidos no captan en absoluto, son el mundo normal en que se desenvuelven los sentidos de los animales. Las ondas de televisión que inundan nuestras casas, únicamente son visibles por nosotros mediante el uso de un aparato. No tendremos por tanto que extrañarnos de la invisibilidad de los dioses. En el mundo paranormal hay una casuística abundantísima para reforzar esta tesis.

Aparte de esto, en el irrebatible campo de la fotografía, hay casos en que una foto normalmente desarrollada, no acusa la presencia de objetos que sólo pudieron ser descubiertos cuando los negativos fueron «quemados» por la hábil mano del fotógrafo. En algún libro mío he publicado pruebas gráficas de esto.

De lo dicho anteriormente podemos deducir que no necesitan un suelo para sostenerse ni un aire que respirar y por lo tanto no tienen necesidad de estar en ninguno de los lugares del planeta en que los hombres estamos, con nuestra materia y con nuestras cualidades físicas específicas.

Por otro lado, creo que no hay más remedio que admitir que algunos o quizás muchos de ellos, procedan de otras partes del Universo, siendo nuestro planeta solamente un lugar de paso o una residencia temporal, lo cual explicaría, por lo menos en parte, la falta de continuidad en muchas de sus actividades en nuestro planeta, y en concreto las grandes variaciones que vemos en sus intervenciones en la historia humana.
La ciencia y los dioses
Algún lector se estará preguntando a estas alturas, de dónde hemos sacado nosotros esta peregrina idea de la existencia de semejantes seres. La ciencia no nos dice nada de ellos. Pero la ciencia tampoco nos dice nada de cosas tan importantes como el amor y la poesía, y en realidad sabe muy poco sobre ambas cosas. Y la misma parapsicología académica, que es la ciencia que de alguna manera debería interesarse por la existencia de estos seres, tampoco nos dice nada de ellos y más bien rechaza su existencia cuando algún parapsicólogo audaz hace alguna sugerencia acerca de su posible presencia en algunos hechos paranormales.

Desgraciadamente así son las cosas debido a la esclerosis mental de muchos de los llamados científicos. Pero allá la ciencia y la psicología con sus prejuicios y con sus miopías. «Amicus Plato, sed magis árnica veritas». La cruda verdad, por más inverosímil e incómoda que parezca, es que semejantes seres existen y de ellos tenemos testimonios en todos los escritos que la humanidad conserva desde que el hombre empezó a dejar constancia gráfica de lo que pensaba y veía. Y de probarlo nos iremos ocupando a lo largo de estas páginas.
Los dioses y las religiones
Pero si la megaciencia no dice oficialmente nada acerca de estos seres (porque extraoficialmente y en privado, muchos científicos de primera fila, dicen muchas cosas), la religión, —que es un aspecto importantísimo del pensamiento humano— dice muchísimas cosas y lleva diciéndolas desde hace muchos siglos. Y al decir religión, estoy diciendo todas las religiones sin excluir la religión cristiana.

En la mayoría de las religiones a estos seres se les llama «espíritus», de una manera general, aunque tengan variadísimos nombres, dependiendo de las diferentes religiones y dependiendo de los diferentes «espíritus». Porque hay que tener presente que todas las religiones conocen las grandes diferencias que hay entre estos «espíritus».

Los griegos y romanos eran los que en cuanto a nomenclatura, más se acercaban a la realidad y les llamaban simplemente «dioses», aunque reconocían que eran espíritus que podían adoptar formas corporales cuando les convenía y aunque por otra parte reconocían también a toda una serie de deidades o espíritus inferiores que estaban supeditados a estos «dioses» mayores.
El cristianismo y los dioses
El cristianismo, por más que nosotros creamos que está muy por encima de toda esta concepción politeísta, acepta también estos espíritus y de hecho nos está constantemente hablando de ellos en toda la Biblia y en todas las enseñanzas del magisterio cristiano a lo largo de muchos siglos. En el cristianismo se les llama «ángeles» o «demonios», se les atribuyen grandes poderes —de hecho a algunos de ellos nos los presenta la historia sagrada como rebelándose contra Dios— y se hacen grandes distinciones entre ellos. Recordemos si no, la gradación que hay entre las diversas categorías de «ángeles»; arcángeles, ángeles, tronos, dominaciones, potestades, querubines, serafines… Todos estos nombres son una prueba de que la Iglesia tiene una idea muy concreta y muy definida de ellos. Y lo más curioso es que en la Biblia, al mismísimo Yahvé, en alguna ocasión, también se le llama «ángel».

Y para que vayamos desembarazándonos de muchas de las ingenuas ideas que nos han inculcado acerca de todo el mundo trascendente, tendremos que decir que estos «espíritus» no son todo lo buenos que nos habían dicho. De hecho la Santa Madre Iglesia siempre nos ha dicho de algunos de ellos —a los que llama demonios— que eran perversos, enemigos de Dios y amigos de apartar al hombre de los caminos del bien.

Pero lo que tenemos que saber es que la lucha que según la teología estalló entre los ángeles antes de que el mundo fuese creado (una lucha que convirtió a algunos ángeles en demonios) todavía continúa y las rivalidades entre los espíritus todavía no se han terminado, siendo todos ellos muy celosos de sus rangos y prerrogativas. En esto el cristianismo coincide con las otras mitologías.

Y otra cosa aún más importante que tenemos que tener en cuenta a la hora de juzgar a estos espíritus que nos presenta la Iglesia, es que el que en la Biblia se nos presenta no sólo como jefe de todos ellos sino como creador del Universo, no sólo no es creador del Universo sino que ni siquiera es superior ni diferente de otros «espíritus» que conocemos de otras religiones. Sí reconocemos que es superior a los otros «ángeles» que nos presenta el cristianismo, pero no lo reconocemos superior a otros «dioses» como Júpiter o Baal. En la misma Biblia tenemos pruebas de esto, si nos atenemos a lo que en ella leemos, y no le damos interpretaciones retorcidas contrarias a la letra del texto. Ya me he hecho eco de esto en varios otros lugares y he citado este curiosísimo texto de la Biblia que, muy extrañamente, los exegetas pasan por alto sin apenas dignarse hacer ningún comentario acerca de él: «Tomará Arón dos machos cabríos y echará suertes sobre ellos: una suerte por Yahvé y una suerte por Azazel. Y hará traer Arón el macho cabrío que le haya correspondido a Yahvé y lo degollará como expiación. Pero el macho cabrío que le haya correspondido a Azazel, lo soltará vivo en el desierto después de presentarlo ante Yahvé». (Lev. 16, 5-10).
Yahvé, un dios más
Yahvé, a pesar de que se presenta como el Dios supremo y único, reconoce la existencia de Azazel (que según una nota de la Biblia de Jerusalén, era el espíritu maligno que dominaba aquellas regiones desérticas) y no sólo eso, sino que le reconoce sus derechos y no quiere buscarse problemas con él, siendo esa la razón de que le ordene a Arón que suelte vivo el macho cabrío que le haya tocado en suerte a Azazel, para que éste haga con él lo que le plazca.

De no ser Yahvé un ser de la misma categoría que Azazel, no hay razón ninguna para explicarse su extraña conducta. Más adelante, cuando le echemos una mirada más de cerca al Yahvé del Pentateuco, nos convenceremos de que, poco más o menos, es como los dioses de las demás religiones, que se manifestaban a los diferentes pueblos para dirigirlos y «protegerlos».

En esta lucha que los ángeles tuvieron entre sí y que la teología nos dice que culminó en la derrota de Luzbel, el gran triunfador resultó ser Yahvé, que a lo que parece, era el supremo jefe de esta facción de ángeles que en aquel momento estaban manifestándose en nuestro planeta.

Naturalmente siendo nuestra teología de acuerdo a las enseñanzas de Yahvé en el Monte Sinaí (y en posteriores manifestaciones a lo largo de los siglos a diversos profetas y videntes), Luzbel tiene que aparecer como el malo y Yahvé como el bueno. Pero usando nuestra cabeza, tal como hacemos para juzgar los hechos de la historia, en donde vemos que los vencedores describen todos los hechos en su favor y presentan a los vencidos como malos y perversos, podemos llegar a la conclusión de que no hay mucha diferencia entre estos dos personajes. Y si Luzbel se comporta como se comportan los hombres (y muy probablemente se comporta de una manera parecida), es muy lógico que trate de tomar venganza de su vencedor y la mejor manera de hacerlo es tratando de restarle súbditos y de deshacer toda la obra que aquél haya pretendido hacer entre los hombres.
Mitología y dioses
Las abundantes y diversísimas mitologías de todos los pueblos, que antaño se nos presentaron como fruto de la imaginación semi infantil de los pueblos primitivos, poco a poco han ido ganando valor en los tiempos actuales, pues vemos en ellas ni más ni menos que el recuerdo, deformado por los siglos, de hechos sucedidos hace muchos miles de años. Los antropólogos las estudian y las conocen muy bien, pero las enfocan desde un punto de vista prejuiciado, para explicar sus teorías.

El estudioso de la nueva teología cósmica las estudia desde otro punto de vista completamente diferente y mucho más abarcador, sin dejarse atrapar ni por las teorías concebidas a priori de los antropólogos, ni por los dogmas obcecantes de cualquiera de las religiones que tienen aprisionadas las mentes de casi todos los habitantes de este planeta.
Los estudiosos de esta nueva teología tratan de esclarecer y corroborar estas mitologías cotejándolas con otros hechos con los que nos encontramos en la historia y con multitud de fenómenos con los que nos encontramos hoy día.

Lo que el estudio de estas mitologías va dando de sí, es que en la antigüedad remota y no tan remota (y muy pronto veremos que en nuestros mismos tiempos), seres que se decían celestiales, se les manifestaban a los asombrados habitantes de este planeta y les decían que ellos eran «dioses» todopoderosos o, más audazmente, el Dios creador de todo el Universo. Los primitivos terrícolas, con unos conocimientos muy rudimentarios de la naturaleza, asombrados, por una parte, ante la belleza de lo que contemplaban, y aterrorizados por otra, no dudaban un momento de que estaban realmente ante los señores del Universo y rendían sus mentes sin dudar, poniéndose incondicionalmente a su servicio.

Si esto hubiese sucedido con un solo pueblo, hubiésemos podido achacarlo a una variedad de causas; pero lo cierto es que este fenómeno de la manifestación de un «dios» se ha dado en prácticamente todos los pueblos de los que tenemos historia escrita. Colectivamente hablando, el fenómeno de la manifestación de un dios, y hablando individualmente, el fenómeno de la «aparición» o «iluminación», son hechos que se han estado repitiendo constantemente en todas las latitudes, en todas las culturas y en todas las épocas a lo largo de los siglos. Más tarde, cuando describamos más a fondo la manera que los dioses tienen de comunicarse con los hombres, hablaremos en concreto de estos fenómenos.

Pero tenemos que dejar sentado como un hecho histórico incuestionable, que absolutamente todos los pueblos sin excepción, han obedecido y adorado a algún «dios», del que decían que —de una manera u otra— se había manifestado y comunicado con sus antepasados a los que había instruido en muchas cosas (frecuentemente en cómo curar las enfermedades o en otros secretos de la naturaleza), habiéndoles prometido protección si eran fieles a lo que él les dijese, o más en concreto, si seguían las normas de vida que él les dictaba.
¿Apariciones subjetivas?
Naturalmente aquí cabe discutir si estas creencias de todos los pueblos se debían a apariciones objetivas de estos seres «celestiales» o eran sencillamente una creación subjetiva debida a la religiosidad innata de los hombres de todos los tiempos. La ciencia oficial con psicólogos y psiquiatras al frente, nos dirá indefectiblemente que estas creencias se debían a esto último, y que tales apariciones o manifestaciones objetivas nunca tuvieron lugar.

Contrarios a ellos tenemos a los fanáticos religiosos (o simplemente a los creyentes fervorosos) que defienden —si hace falta con sus vidas— que la realidad objetiva de las apariciones y manifestaciones divinas de que les habla su santa religión, es incuestionable.

¿Quién está en la verdad? Como muy bien sabe el lector, la verdad total no es patrimonio de nadie, y en este caso concreto así sucede exactamente. La ciencia tiene mucho derecho para decir que en infinidad de ocasiones lo que se presenta como «visión» es una pura alucinación, fruto de un psiquismo enfermizo; y que lo que se presenta como milagro —es decir como una prueba de la presencia inmediata o cuasi inmediata de Dios— no es más que el uso consciente o inconsciente por parte del taumaturgo, de una ley desconocida de la naturaleza.

Hasta aquí la parte de razón que tiene la ciencia oficial, que no es poca. Pero los religiosos también tienen su parte de razón. Su pecado consiste en distorsionar los hechos y en desorbitarlos, convirtiendo en verdades absolutas o universales lo que únicamente son fenómenos relativos, locales y temporales. En muchísimas ocasiones, el hecho de la visión o de la aparición ha sucedido objetivamente, pero no ha sido precisamente lo que los videntes han creído que era, o más exactamente, lo que les han hecho creer que era. Aquí es donde entra en juego la acción engañosa de los dioses. Esta acción deceptoria no sólo actúa inmediatamente y a corto plazo sobre los videntes y sus contemporáneos, sino que se extiende muchos años después, hasta los mismos científicos y la sociedad humana en general, haciéndoles creer que tales «visiones» son cosas puramente subjetivas, «mitológicas» y totalmente carentes de realidad.

Como podemos ver, el juego de los dioses es doble: a los testigos inmediatos los convierte en ardientes fanáticos (los pobres no tienen otro remedio después de haber visto y sentido lo que han visto y sentido) y al resto de la sociedad —y muy especialmente a la sociedad científica—, que no han sido testigos inmediatos, les produce un efecto totalmente opuesto, es decir les crea una especial y desproporcionada resistencia mental para admitir semejantes hechos como reales, por más que los veamos repetidos y documentados hasta la saciedad en todos los libros sagrados y profanos de todas las culturas y de todas las épocas. Las religiones —omnipresentes en toda la historia humana— son el resultado de tales hechos «imposibles».
Pruebas históricas
El objeto de este primer capítulo es precisamente el ir rompiendo esta especial dificultad que los hombres de esta sociedad tecnificada tenemos para admitir semejantes hechos, y es ayudarnos a admitir la posibilidad de que no seamos únicamente nosotros los habitantes inteligentes de este planeta.

Pues bien, en este particular, quiero poner al lector en contacto con un gran libro en el que encontrará pruebas históricas —cientos de documentos tan auténticos como aquéllos en los que fundamentamos nuestra historia— procedentes de todas las culturas y de todas las latitudes. Me refiero al libro de mi entrañable amigo A. Faber Kaiser titulado Las nubes del engaño (Planeta).

En él podrá ver que la mayor parte de los historiadores de la antigüedad han dejado testimonio escrito de la aparición o de la intervención en la historia humana de unos extraños personajes inteligentes no humanos que han llenado siempre de admiración a nuestros antepasados.

Naturalmente, el incrédulo seguirá pidiendo pruebas para cerciorarse de la existencia de semejantes seres inteligentes no humanos. Y se las proporcionaremos, o mejor dicho él mismo se las puede proporcionar, si se toma el trabajo, tal como dijimos unas líneas más arriba, de leer los repetidos y documentados testimonios que se encuentran en todos los libros sagrados y profanos de todas las culturas y de todas las épocas; y se convencerá de esta realidad, si reflexiona desapasionadamente acerca de los fundamentos doctrinales y de los orígenes de todas las religiones.

Tomemos por ejemplo los orígenes del cristianismo y despojémonos por unos instantes de nuestros sentimientos hacia él (ya que si no lo hacemos así, el afecto que sentimos hacia las creencias propias y de nuestros padres, nos impedirá examinarlas desapasionada y racionalmente).

Los diez mandamientos fundamentales de la religión cristiana, no sólo son el fruto de la aparición de uno de estos seres suprahumanos, sino que fueron entregados personalmente por él y nada menos que grabados en piedra, si es que hemos de creer a lo que por más de tres mil años ha venido enseñando el judeo-cristianismo. En el libro más respetado en todo el mundo occidental, se nos dice que un ser llamado Yahvé se apareció en una nube desde la que se comunicaba con los humanos. Una nube que según leemos en el Pentateuco, hacía cosas muy extrañas para ser una nube normal. Este señor, al que acompañaban otros seres suprahumanos dotados de extraordinarios poderes (que por otro lado eran bastante parecidos en sus pasiones a los hombres y que con mucha frecuencia se inmiscuían abiertamente en sus vidas) estuvo apareciéndose de la misma manera durante varios siglos a todo el pueblo hebreo y de una manera personal a diversos individuos a los que les indicaba cuál era su voluntad específica en aquel momento. Estos seres suprahumanos a los que nos referimos, se presentaban siempre como enviados por aquel ser que se presentó en el monte Sinaí; y el mismo Cristo —al que, como ya he dicho, consideramos no como uno de estos seres suprahumanos, sino como a un humano extraordinario— se presentó siempre como un enviado de aquel señor del Sinaí al que él llamaba su «padre». Posteriormente en el cristianismo, las apariciones de todo tipo de seres no humanos, o humanos ya glorificados, son cosa completamente normal y admitida por las autoridades de la Iglesia. Negar ahora este hecho, tal como pretenden hacerlo algunos teólogos modernos, es querer tapar el sol con un dedo.

A los que nos digan que Dios tiene el derecho de manifestarse como quiera y a los que nos presenten la teofanía del judeo-cristianismo como algo único, les diremos que si bien es cierto que Dios tiene el derecho de presentarse como quiera, no es lógico que lo haga con todas las extrañísimas circunstancias con que lo hizo en el caso del pueblo hebreo y por otro lado no estaremos de acuerdo de ninguna manera, en que el caso judeo-cristiano sea un caso único. Muy por el contrario, nos encontramos con que la manera de manifestarse Yahvé al pueblo hebreo, no difiere fundamentalmente en nada, de la manera que otros dioses usaron para manifestarse a sus «pueblos escogidos»; porque como ya dijimos, estos seres suprahumanos gustan de «escoger» un pueblo en el que centran sus intervenciones con la raza humana, y en el que influyen positiva y negativamente, a veces de una manera muy activa y directa. En este particular el judeo-cristianismo no tiene originalidad alguna tal como enseguida veremos. Lo que sucede es que los cristianos, al igual que los fieles creyentes de otras religiones, concentrados en el estudio y en el cumplimiento de sus dogmas y ritos, y aislados por sus líderes religiosos de las creencias y ritos de otros pueblos, han ignorado y continúan ignorando hechos históricos que por sí solos son capaces de sembrar grandes dudas sobre la originalidad y la validez de las propias creencias religiosas.
Las teofanías se repiten
La experiencia de haber sido «adoptados» por un «dios», es casi común a todos los pueblos de la antigüedad, con la circunstancia de que esta adopción conllevaba ciertas condiciones que eran también comunes a todos los pueblos: la exigencia de sacrificios sangrientos de una u otra clase, a cambio de una protección (que resultaba ser tan mentirosa y, a la larga, tan poco eficaz como la que Yahvé dispensó al pueblo hebreo). De hecho leemos en una nota de la Biblia de Jerusalén: «En el lenguaje del antiguo Oriente, se reconocía a cada pueblo la ayuda eficaz de su dios particular».

Si bien es cierto que las mitologías y leyendas folklóricas de la antigüedad no tienen en muchos casos prueba alguna documental (aunque en muchos otros casos sí la tienen) nadie puede negar la realidad altamente intrigante de que de hecho muchos pueblos, separados por miles de años y por miles de kilómetros han tenido creencias y practicado ritos muy semejantes; ritos y creencias que, analizados a fondo, se dirían procedentes de un tronco común. Con la peculiaridad de que muchos de estos ritos y creencias son bastante antinaturales e ilógicos, pudiendo uno llegar a la conclusión de que no brotaron espontáneamente de la mente de los humanos como una ofrenda a sus «dioses protectores», sino que les fueron impuestos a los terrícolas por alguien que, a lo largo de los siglos, ha conservado los mismos gustos retorcidos, contradictorios y en muchos casos crueles.
Paralelos entre las teofanías
Volviendo al caso histórico del pueblo hebreo, y dejando de lado a los otros dioses de los pueblos de Mesopotamia, tan desconcertantemente parecidos a Yahvé y contra los que éste tenía tan tremendos celos (Baal, Moloc, Nabú, Aserá, Bel, Milkom, Oanes, Kemos, Dagón, etc.) vamos a fijarnos en una experiencia específica y extraña exigida por Yahvé al pueblo hebreo y vamos a encontrarnos con otro pueblo (separado del pueblo hebreo por unos 10.000 kilómetros en el espacio y por unos 3.000 años en el tiempo) al que su «dios protector» le hizo pasar por la misma extraña experiencia.

Me refiero al hecho de andar errantes por muchos años antes de llegar a la «tierra prometida» y bajo el mandato específico y la dirección inmediata de Yahvé. El lector que quiera conocer más a fondo los detalles de todo este peregrinar no tiene más que leer el libro del Éxodo, que es uno de los cinco primeros que componen la Biblia.
Hebreos y aztecas
Pues bien, esta extraña aventura —que tiene que haber resultado penosísima para el pueblo judío— la vemos repetida con unos paralelos asombrosos e incomprensibles en el pueblo azteca.

Según las tradiciones de este pueblo, hace aproximadamente unos 800 años que su dios Huitzilopochtli se les apareció y les dijo que tenían que abandonar la región en que habitaban y comenzar a desplazarse hacia el sur «hasta que encontrasen un lugar en el que verían un águila devorando a una serpiente». En este lugar se asentarían y él los convertiría en un gran pueblo.

La región en que por aquel entonces habitaban los aztecas estaba en lo que hoy es terreno norteamericano —probablemente entre los estados de Arizona y Utah— y por lo tanto su peregrinar hasta Tenochtitlán fue notablemente más extenso que el que a los hijos de Abraham les exigió su «protector» Yahvé. La caminata de los «Hijos de la Grulla» (como tradicionalmente se llamaba a los aztecas) fue de no menos de tres mil kilómetros y no precisamente por grandes carreteras sino teniendo que atravesar vastos desiertos y zonas abruptas y de densa vegetación que ciertamente tuvieron que poner a prueba su fe en la palabra de su dios Huitzilopochtli.

Pero por fin, después de mucho caminar encontraron en una pequeña isla, en medio del lago Texcoco, el águila de la profecía devorando una serpiente en lo alto de un nopal.

Esta pequeña isla estaba exactamente donde ahora está la impresionante plaza del Zócalo, en medio de la ciudad de México. La febril actividad constructora de los aztecas —muy influenciada por otros dos pueblos que anteriormente se habían distinguido mucho por sus grandes construcciones: los olmecas y los toltecas— pronto convirtió aquellos lugares pantanosos, en la gran ciudad con la que se encontraron los españoles cuando llegaron a principios del siglo XVI.

Hoy día ya apenas si quedan algunas partes con agua del lago Texcoco, pero cuando llegaron los aztecas, allá por el año 1325, el lago ocupaba una superficie notablemente mayor del valle de México.

Con lo dicho hasta aquí, no podríamos encontrar sino un paralelo genérico con lo que les aconteció a los hebreos, y ciertamente no tendríamos derecho a esgrimirlo como un argumento en favor de nuestra tesis. Pero si consideramos cuidadosamente todos los detalles de la historia de la peregrinación azteca, nos encontraremos con muchas otras circunstancias muy sospechosas. Helas aquí:

—La personalidad de Yahvé era muy parecida a la de Huitzilopochtli. Ambos querían ser considerados como protectores y hasta como padres, pero eran tremendamente exigentes, implacables en sus frecuentes castigos y muy prontos a la ira.

—Ambos les dijeron a sus pueblos escogidos, que abandonasen la tierra en que habitaban.

Yahvé lo hizo primeramente con Abraham haciendo que dejase Caldea y lo hizo posteriormente con Moisés forzándolo a que abandonase Egipto al frente de todo su pueblo.

—Ambos acompañaron «personalmente» a sus protegidos a lo largo de toda la peregrinación, ayudándolos directamente a superar las muchas dificultades con que se iban encontrando en su camino.

—Yahvé los acompañaba en forma de una extraña columna de fuego y humo que lo mismo los alumbraba por la noche que les daba sombra por el día, y les señalaba el camino por donde tenían que ir, haciendo además muchos otros menesteres tan extraños y útiles como apartar las aguas del mar para que pudiesen pasar de una orilla a otra, etc. Huitzilopochtli acompañó a los aztecas en forma de un pájaro, que según la tradición era una gran águila blanca que les iba mostrando la dirección en que tenían que avanzar en su larguísima peregrinación.

—Este peregrinar en ninguno de los casos fue de días o semanas. En el caso judío, Yahvé, extrañísimamente, se dio gusto haciéndoles dar rodeos por el inhóspito desierto del Sinaí durante 40 años (cuando podían haber hecho el camino en tres meses). Huitzilopochtli fue todavía más errático y desconsiderado en su liderazgo, pues tuvo a sus protegidos vagando dos siglos aproximadamente, hasta que por fin los estableció en el lugar de la actual ciudad de México.

—Si el tiempo que ambos pueblos anduvieron errantes no fue breve, tampoco lo fue la distancia que tuvieron que cubrir. Primero Abraham fue desde Caldea a Egipto de donde volvió a los pocos años. Pero enseguida vemos a su nieto Jacob volver de nuevo a Egipto (siempre bajo la mirada de Yahvé, que era el que propiciaba todas estas idas y venidas) hasta que, al cabo de unos dos o tres siglos, vemos a todo el pueblo hebreo —por aquel entonces ya numerosísimo— de vuelta hacia la tierra prometida capitaneado por Moisés, pero dirigido desde las alturas por aquella nube en la que se ocultaba Yahvé. La distancia que tenía que recorrer el pueblo hebreo era, teóricamente, de unos 300 kilómetros; pero Yahvé se encargó de estirar esos 300 kilómetros hasta convertirlos en más de mil. La distancia recorrida por el pueblo azteca fue mucho mayor, ya que no debió de ser inferior a los tres mil kilómetros, distancia que fue fielmente recorrida por las seis tribus que inicialmente se pusieron en camino.

—Ambos pueblos tuvieron que enfrentarse a un sinnúmero de tribus y pueblos que ya habitaban la «tierra prometida» cuando llegaron los «pueblos escogidos». Los amorreos, filisteos, gebuseos, gabaonitas, amalecitas, etc., que a cada paso nos encontramos en la Biblia en guerra con los judíos, tienen su contrapartida americana en los chichimecas, tlaxcaltecas, otomíes, tepanecas, xochimilcos, etc., con quienes tuvieron que enfrentarse los aztecas en su peregrinaje hacia Tenochtitlán.

—Ambos pueblos, en cuanto fueron adoptados por sus respectivos dioses protectores, comenzaron a multiplicarse rápidamente, pero sobre todo en cuanto llegaron al lugar prometido y establecieron en él, se hicieron muy fuertes y pasaron a ser le, pueblos dominantes en toda la región, avasallando a sus vecinos. Ambos pueblos llegaron a la cúspide de su desarrollo aproximadamente a los dos siglos de haberse establecido en la tierra prometida.

—Ambos pueblos fueron adoctrinados en un rito tan raro como es la circuncisión. Este es un «detalle» tan extraño que, induce a sospechar muchas cosas, entre ellas, que Yahvé y Huitzilopochtli eran hermanos gemelos en sus gustos.

—Tanto Yahvé como Huitzilopochtli les exigían a sus pueblos sacrificios de sangre. Entre los hebreos esta sangre era de animales, pero entre los aztecas la sangre era frecuentemente humana, como en la dedicación del gran templo de Tenochtitlán cuando, según los historiadores, se sacrificaron varios miles de prisioneros, abriéndoles el pecho de un tajo y arrancándoles el corazón, todavía latiendo y sangrante, para ofrecérselo a Huitzilopochtli. Yahvé, a primera vista no llegaba a tanta barbarie, pero parece que a veces acariciaba la idea. Recordemos si no, el abusivo sacrificio que le exigió a Abraham de su hijo Isaac (y que sólo a última hora impidió) y el menos conocido de la hija de Jefté (Jue. 13). Este caudillo israelita le prometió a Yahvé que mandaría sacrificar al primer ser viviente que se le presentase a la vuelta al campamento, si Yahvé le concedía la victoria sobre los ammonitas. Cuando volvía victorioso de la batalla, la primera que le salió al encuentro para felicitarle fue su propia hija. Y Yahvé, que con tanta facilidad le comunicaba sus deseos a su pueblo, no dijo nada y permitió que Jefté cumpliese su bárbaro juramento. Y éste no es el único ejemplo de este tipo.

(Y conste que no decimos nada —para no extendernos— de los auténticos ríos de sangre que el propio Yahvé causó con las continuas batallas a las que forzó durante tantos años a su pueblo. Ríos de sangre que a veces provenían exclusivamente de su pueblo escogido cuando «se encendía su ira contra ellos» cosa que sucedía con bastante frecuencia).

—Tanto Yahvé como Huitzilopochtli abandonaron de una manera inexplicable a sus respectivos pueblos cuando éstos más los necesitaban. Yahvé —que ya estaba bastante escondido desde hacía varios siglos— se desapareció definitivamente a la llegada de los romanos a Palestina, y Huitzilopochtli hizo lo mismo cuando llegaron los españoles; y a partir de entonces, la identidad de los aztecas como pueblo, se ha disuelto en el variadísimo mestizaje de la gran nación mexicana.

(Es muy dudoso, por no decir imposible, que los aztecas, pese a las promesas de su protector, logren el supremo y desesperado acto de supervivencia de los israelitas, de volver a resucitar como un pueblo de historia y características propias).

— Por supuesto, como no podía ser menos, ambos pueblos fueron instruidos detalladamente acerca de cómo habían de construir un gran templo en el lugar en donde definitivamente se instalasen. (Este es otro «detalle», como más adelante veremos, que ha sido básico en todas las apariciones religiosas a lo largo de la historia).

— Por si todos estos paralelos no fuesen suficientes, nos encontramos todavía con otro, que le confieso al lector que a mí me produjo una profunda impresión cuando lo encontré ingenuamente relatado por fray Diego Duran, uno de los muchos frailes franciscanos que escribieron las crónicas de los primeros tiempos del descubrimiento de las Américas, basados en lo que los propios indios les contaban.

El buen fraile, en su relato de las creencias de los antepasados de los aztecas, nos cuenta (por supuesto, con una cierta lástima ante el paganismo «demoníaco» en que se hallaban sumidos aquellos pueblos) que cuando el pueblo entero avanzaba hacia el sur, siguiendo siempre a la gran águila blanca que los dirigía desde el cielo, lo primero que harían al llegar a un lugar, era construir un pequeño templo para depositar en él el arca que transportaban mediante la cual se comunicaban con su dios.

Este detalle de llevar también un arca, al igual que los hebreos, y de considerarla de gran importancia pues era el vínculo que tenían con su protector, es algo que me sumió en profundas reflexiones y que me hizo llegar a la conclusión de que algunos de estos «espíritus que están en las alturas» —tal como los denomina San Pablo— tienen gustos muy afines. Y puede ser que no sólo gustos, sino también necesidades, cuantas veces se asoman a nuestro mundo, o a nuestra dimensión, en donde no pueden actuar tan naturalmente como lo hacen cuando están en su elemento.

—Todavía como un último paralelo, podríamos añadir lo siguiente: Si el Yahvé de los hebreos tuvo su contrapartida americana en Huitzilopoctli, el Cristo judío, en cierta manera reformador de los mandamientos de Yahvé, tuvo su contrapartida en Quetzalcoatl, el mensajero de Dios, instructor y salvador del pueblo azteca, que, como Cristo, apareció en este mundo de una manera un tanto misteriosa; fue aparentemente un hombre como él, y como él, se fue de la tierra de una manera igualmente extraña, prometiendo ambos que algún día volverían.

—Hasta aquí llegaban los paralelos que personalmente había investigado hace ya unos cuantos años; pero la lectura del libro de Pedro Ferriz ¿Dónde quedó el Arca de la Alianza?, ha dado pábulo a mis sospechas y a mis paralelos, con los detalles que allí aporta.

Uno de ellos es el curioso «cambio de nombres». Resulta que Huitzilopoctli tenía la misma «manía» que Yahvé (Abram-Abraham, Sarai-Sara, Jacob-Israel) y hasta que el mismo Jesucristo (Kefas, Boanerjes). Y por cierto la misma «manía» que encontramos en los modernos «extraterrestres» que con gran frecuencia les cambian el nombre a sus contactados.

—Pero no sólo eso sino que el Moisés azteca, —que era el único que hablaba con Huitzilopochtli, según Ferriz se llamaba Mexi y su hermana (¡porque también tenía una influyente hermana!) se llamaba Malínal. Pues bien, fonéticamente, Meshi se parece a Moshe (Moisés en la versión fonética castellana), y Malínal a María. Y aunque al lector este paralelo pueda parecerle una exageración traída por los pelos, debería saber que estos «parecidos» en cuestión de nombres propios, son algo con lo que nos encontramos frecuentemente en el mundo de lo religioso-paranormal (Chishna-Cristo; Maturea-Matarea, etc.) y son algo normal en el mundo esotérico. Son chispazos de la Magia Cósmica que escapan a nuestra lógica.

Hasta aquí los paralelos entre el peregrinar del pueblo hebreo y el peregrinar del pueblo azteca.

Si todas estas similitudes las encontrásemos únicamente entre estos dos pueblos, podríamos achacárselas tranquilamente a pura coincidencia casual. Pero lo que se hace tremendamente sospechoso es que éstas y otras «coincidencias» las encontramos en gran abundancia en muchos otros pueblos de la Tierra, separados por miles de años y por miles de kilómetros[1].
Teofanía de los mormones
En nuestro intento por presentarle al lector pruebas o testimonios de la existencia de los dioses, nos fijaremos ahora en el hecho histórico de la aparición y posterior expansión de la religión mormona. Ya no se trata de hechos difuminados por el paso de los siglos —tal como sucede en el caso de hebreos y aztecas— sino de un hecho casi contemporáneo a nosotros —absolutamente contemporáneo con el nacimiento de la nación norteamericana— y perfectamente documentado y hasta notarizado. De todo él podemos tener menos dudas que de muchos otros hechos que hoy son perfectamente admitidos como históricos. Naturalmente, el que no se interese por investigarlos o no quiera admitirlos como históricos, por muchas que sean las pruebas que se le presenten, seguirá repitiendo insensatamente que tales hechos no han existido.

Joseph Smith era un joven y humilde campesino que allá por el año 1823 vivía en el estado de Nueva York, cerca de la actual ciudad de Elmira. Un buen día cuando se hallaba dedicado a la oración, mientras hacía un alto en su labor de arada de la heredad paterna, vio cómo repentinamente delante de él tomaba forma una figura luminosa y «celestial» que dijo ser el ángel Moroni. Este ser siguió apareciéndosele en fechas sucesivas y lo fue instruyendo acerca de lo que en el futuro debería hacer, sobre todo en relación con sus ideas religiosas que quería que fuese diseminando entre sus familiares y vecinos.

De nuevo estamos ante un caso en que alguien dice que tuvo una visión. Pero en este caso, este alguien tuvo pruebas de que la visión no era fruto de su imaginación. El ángel Moroni le dijo que le iba a entregar una especie de tablas de oro, escritas en caracteres antiguos (que él le enseñaría a descifrar) en las que estaba la historia antigua de Pueblos llegados por mar desde Europa, que habían habitado Norteamérica, y las creencias que tanto Joseph Smith como sus seguidores deberían sustentar en adelante.

El misterioso ser cumplió su palabra y un buen día le dijo que debajo de cierta piedra en el campo encontraría las tablas o láminas de oro; que podía llevárselas durante un tiempo para traducirlas y dárselas a examinar a peritos que testimoniasen de su existencia. Así lo hizo J. Smith y no sólo en una sino en dos ocasiones se levantó acta ante notario y más de diez testigos, de la existencia y pormenores de dichas tablas, describiéndolas en detalle en cuanto a peso, forma, número de ellas y contenido. En ambos testimonios escritos (que se guardan con gran celo en el templo central de la Iglesia Mormona de Utah) se hace constar exprofeso que dichas tablas fueron examinadas por expertos y especialistas en metales y que todos estuvieron de acuerdo en que eran de oro puro y si se hubiesen de cotizar según el precio corriente del metal, tendrían un gran valor por la gran cantidad del mismo que contenían.

Tal como le había dicho «el ángel» y una vez traducidas y transcritas, Joseph Smith las colocó en el sitio en que le indicó su celestial confidente, y ya nunca más las volvió a ver. El contenido de dichas tablas es lo que constituye la mayor parte de las «sagradas escrituras» de la Iglesia mormona que pueden ser adquiridas en cualquier librería o biblioteca.

Asegurado el joven campesino en sus creencias con todos estos hechos de los que no podía tener la menor duda, y auxiliado por todas las personas que fueron igualmente testigos de estos y otros hechos paranormales (o «sobrenaturales» según la creencia de ellos) comenzó a extender la nueva religión de la «Iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días», tal como la denominó oficialmente.

Posteriormente veremos cómo en el movimiento religioso de Joseph Smith se cumple una de las tres leyes a las que los dioses se atienen cuando lanzan una nueva religión: en este caso particular se la entroncó con el ya existente movimiento o pensamiento cristiano, aunque se le hizo tomar un nuevo rumbo «renovador» desde el punto de vista de los mormones, y «herético» desde el punto de vista de los cristianos tradicionales.

Sin embargo lo que ahora nos interesa, y el objeto principal de haber traído a colación el caso de los mormones, es la circunstancia de las pruebas concretas (y demostrables desde un punto de vista estrictamente histórico), del hecho de la aparición de un ser extrahumano a un mortal al que adoctrinó extensamente acerca de toda una serie de creencias y ritos. Creencias y ritos que dieron lugar —a pesar de las innumerables dificultades presentadas por los practicantes de otras creencias— a la actual Iglesia Mormona, firmemente establecida en el medio-oeste de los Estados Unidos y con una fuerza expansionista superior a la de la mayoría de las religiones seculares y clásicas; sus misioneros pueden ser vistos en casi todas las grandes y medianas ciudades de la mayor parte de las naciones del mundo.

El lector se pasmaría si conociese la enorme semejanza que existe entre lo que le sucedió a Joseph Smith y lo que les ha sucedido a muchísimos otros seres humanos: no sólo a famosos iniciadores o reformadores de religiones, sino a simples mortales cuyos casos nunca fueron reconocidos por sus coterráneos por juzgarlos puras invenciones de su exaltada imaginación.

Por muchos años me resistí a admitir la realidad o la objetividad de semejantes apariciones, sobre todo de aquéllas que se daban fuera del seno de la Iglesia católica. Ello era el fruto de la cerrada educación religiosa que había recibido en mi familia, y dicho más crudamente, del fanatismo glorificado y racionalizado en el que yo vivía y en el que viven tantas gentes que se creen de «mente abierta».

En la actualidad estoy absolutamente convencido de que muchas de las apariciones que la gente dice haber tenido, tienen algún grado de objetividad y se dan no sólo en el seno del cristianismo sino en todas las religiones, y en algunas de ellas, con mucha mayor abundancia que en el catolicismo.

No sólo eso, sino que estoy convencido de que estas intromisiones directas y visibles de los dioses en las vidas humanas, se dan también fuera del contexto religioso, bajo otros nombres y en otros marcos que no tienen nada que ver con lo religioso; por ejemplo bajo la forma de «espíritus-guía», «maestros superiores», «extraterrestes», etc. El maestro Rosso de Luna, a estos seres no humanos que con frecuencia irrumpen en las vidas humanas, les llama «jinas», una palabra que tiene profundas raíces lingüísticas y que en castellano tiene otra manifestación más conocida, que es la palabra «genio» (en el sentido de duende o deidad menor).

Por extraño que al lector pueda parecerle, hay personas que tienen un trato personal con estos jinas, que se manifiestan con una entidad física indistinguible de la de cualquier ser humano; y el contacto se hace no sólo en lo alto de montañas o en lugares secretos, sino que algunos de ellos reciben tranquilamente en sus casas a estos misteriosos visitantes, siendo de ello testigos todo el resto de la familia; si bien hay que notar que el trato del jina y sus conversaciones, suelen circunscribirse casi exclusivamente al humano con quien él quiere relacionarse. Y tengo que confesarle al lector que en la actualidad tengo escritas las vidas de dos de estos jinas y de sus relaciones con dos seres humanos diferentes (un hombre y una mujer), con multitud de testigos que dan fe de haberlos visto y hasta de haber hablado con ellos. (Por supuesto, sin que estos testigos supiesen que estaban tratando con un ser no humano). El día que los seres humanos a los que me refiero —y con los que me une una estrecha amistad— me den permiso, publicaré o daré a conocer hechos interesantísimos.
Los ovnis como teofanía
En líneas anteriores dijimos que este fenómeno de la «aparición» de un ser extrahumano a un ser humano y de la subsiguiente «iluminación» de la mente del ser humano, es algo que se ha dado siempre y que se sigue dando en la actualidad con no menos frecuencia que en tiempos pasados.

Estamos tratando de probar esta afirmación; y la prueba en este caso, aunque esté velada con otros nombres y con otras circunstancias, nos la van a facilitar las agencias de noticias más famosas y los periódicos del mundo entero. La prueba la englobaremos en eso que se llama «fenómeno ovni», que es algo mucho más profundo de lo que se suele leer en la mayor parte de revistas y periódicos y hasta de libros que tratan específicamente del tema.

El fenómeno de los objetos volantes no identificados, gústele a la ciencia o no, es algo que está en la mente de todas las personas civilizadas del planeta y es algo, que pese a las reiteradas censuras y campañas en contra, aflora constantemente a las páginas, pantallas y ondas de todos los medios masivos de comunicación. El fenómeno ovni es en un aspecto, un síntoma de esta constante Comunicación de los dioses con los mortales y en otro aspecto, este medio que en la actualidad los dioses usan para ponerse en contacto con nosotros.

Hoy día, imbuidas nuestras mentes de viajes extraterrestres y Cósmicos, y excitada nuestra imaginación por adelantos técnicos y electrónicos desconocidos por nuestros antepasados, interpretamos este fenómeno conforme a nuestros contenidos de conciencia; lo mismo que ellos los interpretaban de acuerdo a los suyos. Sin embargo hay que notar que si bien nuestros antepasados se equivocaban en ábsolutizar y magnificar lo que sus ojos veían (convirtiéndolo en objeto de adoración) estaban más cercanos a la verdad que nosotros, cuando los convertimos en meros visitantes extraterrestres (y muchísimo más cuando los achacamos a puras alucinaciones de psicópatas). El fenómeno ovni es mucho más que la mera visita de unos señores habitantes de otros planetas, y tiene mucha más relación con el fenómeno religioso que con los viaje de astronautas extraterrestres.

Cuando uno se asoma por primera vez al fenómeno ovni lógicamente, desconoce toda su profundidad (su variadísima ilógica casuística, su enorme influencia en la psicología humana su trascendencia sociológica, su componente físico y, más en concreto, electromagnético y radiante, etc.) tiende a explicárselo con un fenómeno de viajes y viajeros interplanetarios más avanzado pero al fin de cuentas, paralelo al fenómeno que desde hace dos décadas está teniendo lugar en nuestro planeta, en donde después de miles de años de aislamiento, la raza humana ha sido capaz de vencer la fuerza de la gravedad y de remontarse más allá de la atmósfera en misiones investigadoras hacia otros cuerpos celestes.

Esto es lo que a primera vista se presenta y lo que, en un principio, explicó la presencia de tantos extraños vehículos en nuestros cielos. Pero a medida que se siguió investigando y profundizando en el fenómeno, se vio, no sin pasmo, que la cosa no era tan sencilla y que la explicación que en un principio se había dado, estaba lejos de dar una solución total al problema.

Un ovnílogo consciente y verdaderamente experimentado (cosa que no siempre sucede entre los que se creen conocedores de fenómeno) no negará la posibilidad y aun la probabilidad de que parte del fenómeno sea lo que aparenta ser, es decir naves de procedencia extraterrestre —teledirigidas o tripuladas personalmente— que vienen a nuestro planeta con fines exploratorios, de la misma manera que nosotros nos asomamos a la Luna o Marte. Pero todavía queda un enorme sector del fenómeno para el que esta explicación es claramente insuficiente.

Y en llegando a este punto, no cabe otro remedio que explicarle al lector, aunque sólo sea de una manera general, en que consiste el fenómeno ovni y en ponerlo al tanto de ciertas particularidades que no suelen ser tenidas en cuenta en los despachos de prensa que tan a menudo se leen en los medios informativos.

El llamado «fenómeno ovni» consiste fundamentalmente en ciertos objetos que surcan nuestra atmósfera (aunque también pueden manifestarse sobre la tierra o en el mar) que dan la impresión de estar dirigidos por seres inteligentes (en innumerables ocasiones se ha visto a sus tripulantes bajar de los aparatos y muchos hombres y mujeres han hablado con ellos) que no son seres humanos como nosotros; sin embargo a pesar de todos los esfuerzos que se han hecho para dilucidar su procedencia, su constitución física, sus intenciones, sus métodos de propulsión y mil otras circunstancias relacionadas con ellos, hasta hoy no podemos conocer con exactitud casi ninguna de estas circunstancias ya que los datos que de ellos hemos obtenido, bien sea por investigaciones nuestras, bien por lo que ellos mismos nos han dicho, son completamente contradictorios y en muchísimas ocasiones totalmente absurdos. Sin embargo el hecho de su presencia entre nosotros es innegable y confirmado por cientos de miles de testigos en todas las épocas y en todas las latitudes.

Esta falta de un consenso en cuanto a muchas de sus peculiaridades, no quiere decir que no hayamos progresado mucho en la comprensión de todo el fenómeno y que no hayamos ido descubriendo muchas de sus raíces profundas, que estaban totalmente ocultas no sólo para nuestros antepasados, sino para los que hace sólo treinta años comenzaron a estudiar el fenómeno.

A pesar de que muchos de los estudiosos siguen todavía en sus investigaciones en un nivel bastante rudimentario y se niegan a admitir ciertas implicaciones psíquicas del fenómeno, sin embargo en la actualidad ya los mejores investigadores saben que el fenómeno es en sus manifestaciones variadísimo y, como dijimos, en gran manera contradictorio de sí mismo. Saben también que no es lo que parece ser a primera vista, siendo por lo tanto en una gran medida engañoso; o dicho en otras palabras, que induce fácilmente al error del que lo observa o estudia.

Saben que tras hechos que aparentemente tienen una finalidad, se ocultan otras intenciones mucho más profundas y a largo plazo; y saben finalmente que todo el fenómeno es altamente peligroso para el psiquismo del que se acerca a él sin las debidas cautelas.

En realidad sabemos sobre el fenómeno otras muchas cosas que son aún más importantes para el hombre; pero estas otras cosas —que son precisamente las que el autor quiere comunicarle de una manera especial al lector— son de más difícil comprensión y admisión y por eso las iremos exponiendo a lo largo del libro y las haremos objeto de especiales análisis.

Para que el lector no pierda el hilo de las ideas, le recordaremos que la razón de haber traído el fenómeno ovni, fue para demostrarle o por lo menos para aminorar su resistencia a admitir las «apariciones» en nuestro mundo, de seres no humanos. En el fenómeno ovni se podrán encontrar, atestiguado por todas las agencias de noticias del mundo, con miles de tales casos, aunque en sus circunstancias difieran de cómo nos lo habían contado los historiadores de otros tiempos. Más tarde veremos que, a pesar de las variantes, se trata del mismo fenómeno.

Nuestro problema consiste por lo tanto, en relacionar y, mejor aún, en identificar estos avistamientos modernos de que nos hablan los periódicos, con las visiones de que nos hablaban los místicos (que han constituido por siglos el origen y la esencia de todas las religiones sin excluir al cristianismo) y con los «prodigios» de que nos hablan todos los historiadores griegos y latinos, al igual que los libros sagrados de todas las religiones.

En las visiones de los antiguos podemos estudiar más claramente las intenciones de los que se les aparecían, ya que claramente les indicaban su voluntad, les decían cuál era la conducta que debían seguir hacia ellos, y no tenían reparo en decir quiénes eran (aunque mintiesen en la gran mayoría de los casos); sin embargo, el problema con que nos confrontamos en estas visiones o apariciones de la antigüedad, es la imposibilidad de probar su realidad objetiva, debido al tiempo que desde ellas ha transcurrido, y debido a que han llegado hasta nosotros mezcladas con muchos elementos míticos o legendarios que en muchos casos las hacen difícilmente admisibles.

En cambio, las visiones modernas (procedentes del fenómeno ovni), si bien carecen de esa diafanidad en sus intenciones y se nos presentan de una manera mucho más contradictoria en su contenido ideológico, tienen por otro lado algo que echábamos de menos en las antiguas: son perfectamente comprobables. Si logramos, por lo tanto, identificar las visiones modernas con las antiguas, habremos dado un gran paso de avance para dilucidar la esencia de todas ellas, ya que lo que les faltaba a unas lo encontramos en las otras y viceversa.

Esta labor de identificación de ambos fenómenos es la que ha venido haciendo la ovnilogía más avanzada en la última década, por más que algunos investigadores del fenómeno no hayan sido capaces de superar las etapas iniciales de esta importantísima ciencia y continúen investigando miopemente ciertos aspectos secundarios de ella.
Hoy no tenemos absolutamente ninguna duda de que lo que los antiguos llamaban «los dioses».

—Y los enmarcaban en todo un complejo sistema de creencias y ritos es exactamente lo mismo que los modernos denominamos con el genérico término de «fenómeno ovni», cuando éste se entiende en toda su amplitud y profundidad. Es decir, las inteligencias que están detrás del llamado fenómeno ovni, son las mismas que los antiguos personalizaban en los diferentes dioses. En aquellos tiempos, estas inteligencias creyeron más oportuno (y menos riesgoso para ellas) el presentarse de aquella manera; mientras que en nuestros tiempos (ante una humanidad mucho más avanzada tecnológicamente) han creído más oportuno presentarse bajo apariencias más fácilmente asimilables o tolerables por los hombres de hoy. Pero las intenciones de su presencia entre nosotros, o de su intromisión en nuestras vidas, son en el fondo, las mismas.

Será por lo tanto muy oportuno estudiar con una mirada panorámica, cuál ha sido el efecto de su injerencia en las vidas de nuestros antepasados, ya que esto podría darnos alguna directriz en cuanto a cómo deberían ser nuestras relaciones con ellos o cómo debería ser nuestra reacción a su presencia entre nosotros. Pero antes de iniciar esta tarea, tendremos que profundizar un poco más en quiénes son estos dioses de los que venimos hablando; cómo son en sí mismos; cuáles son sus cualidades o defectos; sus relaciones entre ellos mismos y con el Dios del Universo, al que muchos de ellos han querido suplantar en la mente de los hombres; cuáles son sus poderes y sus debilidades; hasta dónde llegan sus conocimientos; cuáles son sus normas morales, si es que tienen algunas; su relación con nuestro continuo espacio-tiempo, etc., etc.

Aunque al escéptico, se le haga muy difícil admitir que los hombres podamos saber nada acerca de estas interioridades (de unos seres de cuya misma existencia duda) la realidad es que, dada la larguísima relación de estos seres con la raza humana, ésta, una vez que ha llegado a una cierta madurez intelectual, ya ha comenzado a atar cabos y a encontrar ciertas leyes profundas que rigen la conducta de estos seres inteligentes no humanos; leyes que hasta ahora no habían podido descubrir, debido en parte a su falta de madurez histórica y cultural y en parte al cuidado que los mismos dioses han tenido a lo largo de los siglos en disimular no sólo sus intenciones con respecto a la raza humana sino hasta su presencia en nuestro planeta y en muchísimas ocasiones, su presencia física en medio de nuestras ciudades[2].


No hay comentarios:

Publicar un comentario